Insomnio pre-viaje

No sé realmente si esto le pasa a mucho más de un par de personas, pero a mi me ocurre a menudo. Mejor dicho, cada vez que voy a viajar a algún sitio. Independientemente de si es la primera vez (situación que evidentemente resulta más estresante) o la enésima que vuelvo a un sitio (mucho más tranquilizante al conocer ya el entorno), lo tengo: EL INSOMNIO PRE-VIAJE como yo lo he llamado.

La noche me resulta demasiado larga al principio. Las horas pasan lentamente mientras mi cuerpo sigue demasiado activo. El corazón sigue latiendo a un ritmo demasiado accelerado. Mi cabeza sigue procesando demasiada información a nivel cociente. Un hormigueo inquieto recorre mi piel. Y de repente, las horas pasan muy deprisa. Apenas he cerrado ojo, mi cuerpo está cansado y mi mente aturdida. Enseguida sonará el despertador. Sonará, y yo no habré dormido nada antes del viaje.

¿Te suena familiar? A mi sí. Demasiado. Anoche mismo estuve sin pegar ojo. Nervios… Camino a Hamburgo, por tercera vez. Un agradable viaje en tren, sunque muy matutino. No formo parte de aquella categoría de madrugadores.

  Aschausen desde el tren, Alemania.  ©Oana Frumuzache

Pero adoro viajar. De todas las formas posibles. Real o imaginario.

El viaje es mi puerta para evadirme de una realidad demasiado estática a menudo.

Volveré pronto para contaros mi experiencia. Quizás os guste y querráis probarlo tambien.

¡Un abrazo!

Oana

Anuncios

One thought on “Insomnio pre-viaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s